Las corporaciones digitales deben ser responsables por los contenidos que difunden

Prensa 07 de noviembre de 2018 Por
Atentos al debate legislativo que se está llevando adelante respecto de las responsabilidades de los proveedores de servicios de internet, entre ellos los de enlace y búsqueda y los de alojamiento y publicación de contenidos, los editores asociados en la Cooperativa de Diarios y Periódicos Regionales Argentinos (Dypra) manifestamos nuestro desacuerdo con la exención de responsabilidad sobre esos contenidos.
gg

En efecto, el artículo 4º del proyecto de ley aprobado en el Senado de la Nación y que en estas horas debate la Cámara de Diputados, establece que "los proveedores de servicios de Internet no serán responsables por los contenidos generados por terceros, excepto cuando, habiendo sido debidamente notificados de una orden judicial de remoción o bloqueo (...) omitan dar cumplimiento a la misma, en el plazo correspondiente". Asimismo, el artículo 5º expresa que estas empresas "no tendrán en ningún caso la obligación de monitorear o supervisar los contenidos generados por terceros".

El proyecto deja librado a la autorregulación de los proveedores el retiro, bloqueo, suspensión o inhabilitación de acceso a contenidos "en la medida en que dichos mecanismos hubieran sido informados a sus usuarios". La difusión de noticias falsas viene teniendo serias consecuencias sociales y políticas en la vida de varias naciones occidentales y esta iniciativa no hace más que profundizar esas complicaciones.

Por otra parte, ratificamos nuestra propuesta de que las corporaciones globales que dominan cada vez más al territorio digital paguen un impuesto que ayude a sostener el desarrollo de los medios locales, en razón de la presión fiscal que estos sufren sumado al incesante aumento del costo del papel y el ciclo recesivo del mercado interno que afecta directamente a los emprendimientos comunitarios.

Nuestros medios son, de hecho, herramientas de comunicación propios de cada localidad, pequeña o mediana, donde reflejan desde hace décadas la visión, cultura e idiosincrasia de su población, y son a su vez un engranaje vital de la economía local por lo cual resultan irreemplazables ya sea por empresas nacionales centradas en la Metrópoli como por gigantes digitales que no responden a ninguna lógica de desarrollo local, regional o nacional.

En los hechos, la publicación de contenidos convierte a estas empresas en medios de comunicación globales, por lo que entendemos que, al menos en Argentina, deben caberle las mismas responsabilidades que al resto de los medios de comunicación.